¿El ejército de quién?

El escultor Rivelino será el encargado de cerrar esta primer edición de Obra en Obra con su intervención titulada ¿El ejército de quién?, realizada con 10,000 soldados color dorado que establecen relaciones simbólicas entre las figuras que se forman con ellos y las situaciones en que fueron colocados, alrededor de otros objetos también simbólicos. El artista ha dibujado una serie de largas líneas que se relacionan entre sí y con estas figuras, estableciendo una suerte de conexión con las actividades que desempeñan los ejercitos en el mundo. Con esto, Rivelino busca llevar al espectador a cuestionar la función actual de los ejércitos y lo que es defendido por ellos que parece estar cargado de una gran ambigüedad. Así, la intervención es una exploración para abrir el cuestionamiento sobre el futuro de la sociedad ante la tendencia de un planeta cada vez más militarizado. ¿Será posible que un día un ejército de 10,000 soldados invada mi casa?

 

Al delinear fronteras geográficas complejas como la de Ucrania y Rusia, las de medio oriente, la del Estrecho de Gibraltar o la de las dos Coreas, incluso el litoral mexicano, Rivelino evidencia la creciente tendencia militar mundial. En algunos espacios de la construcción aparecen relaciones bélicas que involucran a grandes cantidades de personas, mientras que en otros se habla de casos más particulares como los de Guerrero y Oaxaca, dibujados en paredes, y su situación actual con los ejércitos, el tráfico de drogas y las consecuenicas de este binomio. La utilización de los trazos dorados y los sodados dorados es una referencia a la aparente seguridad que el oro ofrece, pero también al miedo que puede llegar a provocar.

Jimena Hogrebe.

 

Raíces / Instalación urbana monumental

Raíces es una intervención monumental del espacio urbano que conectó edificios, plazas, museos, una zona arqueológica y monumentos de la ciudad de México. Esta acción intervino la memoria histórica del espacio público contrastando las distintas maneras que tiene una sociedad de percibirlo a lo largo del tiempo.

 

La enorme raíz artificial de 1,200 m de largo y hasta 1.5 m de diámetro fue montada simultáneamente en 48 horas con la participación voluntaria de 300 jóvenes, la mayor parte estudiantes de preparatorias y universidades tanto públicas como  privadas.

 

La intervención temporal ligó espacios de la ciudad conectados con momentos históricos dolorosos, horribles, violentos, incluso sangrientos, de represión y desigualdad social y cultural; al mismo tiempo, vinculó momentos de libertad, belleza, crecimiento y orgullo, todo esto albergado en forma de recuerdos en el memoria colectiva social.

 

La extravagante y chocante raíz blanquecina irrumpió la cotidianidad estética y social, extendiéndose, trepando y penetrando cada uno de lo lugares donde fue montada y provocando las más diversas reacciones en los espectadores, critica especializada y medios de comunicación: sorpresa, repulsión, admiración, asco, juego, atracción, morbo, diversión, aceptación y rechazo. La intervención permitió observar una parte de la sociedad participativa y abierta ante este tipo de prácticas artísticas, y también  logró sacar a la luz otra parte cerrada a ellas y celosa de su espacio público.

Nuestros Silencios / Instalación urbana monumental

Nuestros silencios es una instalación escultórica monumental que aborda tanto la autocensura individual como uno de los derechos humanos fundamentales: la libertad de expresión. En cada una de las ciudades en que se presenta, la obra adquiere un significado distinto al establecer relaciones contextuales con su arquitectura, su cultura, su sociedad y su historia.

 

Nuestros silencios está integrada por diez piezas antropomorfas de gran formato −3.50 x 2.20 x 1.10 m, con un peso aproximado de una tonelada cada una−, elaboradas en bronce a la cera perdida, con pátina de colores blanco y ocre. Incluye también la Caja táctil, escultura cúbica realizada en acero en cuyo interior se encuentran cuatro piezas de pequeño formato basadas en las monumentales; aunque fueron creadas especialmente para personas con discapacidad visual, también permiten establecer una experiencia lúdica a cualquier espectador.

Instagram